Para bien o para mal, por distintas circunstancias, en esta vida me ha tocado algún que otro peregrinar. Ello ha conllevado el tener que despedir, recibir, conocer gente... algunas de estas personas me han concedido el privilegio de considerarse mis amigos... y muchos, aún hoy, siguen siéndolo.
Gracias por estar ahí.

miércoles, 30 de junio de 2010

Pajaroto



Hace tiempo me propuse, desde el comienzo de esta andanza por el blog-espacio, ser constante... no abandonar...

Y, aunque parezca lo contrario, en algo he ido cumpliendo: Mi cabeza no ha parado de volar y mi necesidad de comunicarme no ha menguado lo más mínimo, pero otras cuestiones, me han retenido un poco por aquí, por tierra.

También dije que la semana que no pudiera escribiros, por lo menos colgaría alguna foto o algún vídeo...pero en estos dos laaaaargos meses... ni eso.

De ahora mismito no pasa, me acordé de Pajaroto, vino cuando Julia no había cumplido ni los tres años, lo trajo mi vecina María Ángeles -"Encontré este polluelo"- me dijo -"Lo traigo para que lo vea la niña y luego ya lo soltarás"-
Eso mismo pensé yo: Sí, lo soltaré, porque estos pajaritos indomesticados nunca comen y siempre se mueren.

Pero para nuestra sorpresa y nuestro gozo Pajaroto devoraba voráz gusanitos de jamón dulce y pan mojado, creció y creció, me lo llevaba todos los días a la granja para que no pasara tanto tiempo sin comer (este jefe mío también tiene una paciencia...), aprendió a volar, a cazar lombrices y tijeretas, le pusimos una casa en el jardín (que le gustó cero, no calculamos bien el crecimiento de las plumas de su cola y no cabía bien, además de que descaradamente resultó ser un ave de suelo) y le concedimos de nuevo su merecida libertad...me esperó algunas madrugadas en el jardín para darme los buenos días... y ya no le ví más, o quizás sí.

Os intentaré poner un buen reportaje gráfico (esto va tan lento...), que seguro valdrá más que mil de mis palabras.

Lo primero una buena cama. Chusta y Ratulí nunca le miraron con buenos ojos, hay instintos que no son domables.

video

Y una buena merienda.

video

Os iba a poner otro par de vídeos, de cuando estaba crecidito, libre por el jardín... pero ya se ha colgado el cacharro este y me desespera. Para la próxima.

A ver si es más fácil alguna foto, ahí van:

El intento de casa, todavía está vacía en el jardín.

Lecciones de vuelo. Resultó ser aplicado alumno y un magnífico piloto.

Y con Esther, en una de esas visitas... porque le pillamos de paso, ya sabéis.

Subir fotos, mucho más sencillo. ¡Hala, cuatro del tirón!

8 comentarios:

  1. ¡por fin! ¡mira que te has hecho de rogar!
    Sí que me acuerdo de pajaroto. Es que vosotros sois muy bicheros y buenos y entregados padres adoptivos. Supongo que eso ha determinado vuestra profesión. Yo reconozco que los animalitos no son santo de mi devoción pero, en casa ajena, me hacen gracia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay Carmen! Voy aterrizando, que bien poder estar de nuevo con vosotros... Por cierto, que desastre tu cumpleaños. No te felicité siquiera... estando tan cerca... me he enterado por el blog de Tomás ( y eso que se me ha acumulado la tarea, este Tomás es todo un éxito, cuesta seguirle...a mi edad...)Yo me conformaría con que mis hijas me quisieran la mitad de lo que los tuyos te quieren a tí. Hay cosas que son las importantes de esta vida.

    ResponderEliminar
  3. Muy simpático Pajaroto. Así que se comía los gusanitos de jamón dulce y pan mojado. Mi hamster, Toro Sentado, se zampa las cerezas con auténtica furia. Deja los huesos absolutamente peladitos.
    Fdo: Santiago Millán

    ResponderEliminar
  4. Grrrr! esto publicado desde el 30, y en mi blog no se ha actualizado hasta hoy!!!! :(

    Me alegra horrores leerte, tanto por el tema (especial, como no podría ser de otra forma) como por suponerte un pelín menos ocupada y más relajada. Espero que pronto, del todo.

    Mis padres siempre han tenido pajaritos en jaulas, y jamás me gustó... vuestro método de 'convivencia' mola muchísimo más :)

    Un beso, princesa, a estas horas me patina la mononeurona, y ya sólo digo tontás... y al príncipe y las princesitas otro :*

    ResponderEliminar
  5. Jo Santi, es que las cerezas ahora están para no dejar ni el hueso...Qué ricas.

    Y si Caro... un pelín más relajada si... pero no del todo... no sé cuando llegará mi día.... quizás esté todo en mi cabeza.

    ResponderEliminar
  6. Camarón fue el antecesor de Toro Sentado. Se fue al cielo de los hamsters. Era muy majete aunque arreaba unos 'bocaos' terroríficos. Toro Sentado es también majete pero de cara es un poco feo, y además mete unos chillidos tremebundos. Ahora está de vacaciones, descansando.
    Un saludo cordial
    Santiago Millán

    ResponderEliminar
  7. ¿ya estáis aquí? Ni siquiera os he visto. Andamos ocupadillos en adecentar la casa tras un montón de meses de invierno.
    En la casa donde nací,nunca hubo mascotas. Había gatos, para controlar a los roedores y alguna vez algún pájaro cantor. Creo que era un canario. Mi padre lo trataba con verdadero mimo pero un día lo co´gió para cortarle las uñas y se quedó muerto en sus manos. A Jose Antonio se le ocurrió regalarle muchos años después, un hámster (lo llamó Mister Proper) . Le daba manzanas, zanahorias, le observaba, le hablaba...el animalito le hizo feliz hasta que murió.Desde entonces ya no quiso más animales. No soportaba encariñarse con ellos para luego verlos desaparecer. Pasaba unos días muy malos. Era demasiado sensible.
    Yo creo que a mí me pasaría lo mismo.
    Fue con el primer perro que tuvimos (Puff) y cuando tuvimos que buscarle un padre adoptivo lo pasé fatal, llora que te llora...

    ResponderEliminar
  8. Gracias Santi, aclarado.

    No Carmen, no nos has visto porque volvemos esta misma noche, mañana "sin" nos veremos.

    Pues yo mira que he tenido bichejos en casa (para desesperación de mis padres, aunque no sólo siempre me animaron, sino que siempre han participado activamente en su llegada y mantenimiento: conejos, gallo, gallina, pollo, patito, gusanos de seda, perros , gata (ésta fue exclusivamente de jardín), tortugas, galapágos, salamandra... pero nunca he tenido un hamster ni similar. La verdad es que los animales aportan mucho, pero necesitan mucho tiempo para estar correctamente atendidos. Yo hasta que Julia no se haga responsable con el tema... ya tenemos bastante con "Chusta-Ratu".
    besos.

    ResponderEliminar

Me interesa tu opinión. Por faaaaaa... Deja tu comentario: